9 sept. 2010

Sometimes I feel so happy / Sometimes I feel so sad / ...but mostly you just make me mad

Tenía un tigre chino tatuado al final de la espalda, en los lóbulos de las orejas unas perlas nacaradas y el resto de lo que recuerdo de ella es su piel de seda y su nombre: Hazel, poussière d'étoiles dans les yeux y amor de infancia en la medianoche.

Ahora es septiembre. Y ya sólo detesto... Detesto el despertador, detesto no recordar mis sueños nada más despertar, detesto la tostadora de pan y estas tostadas, detesto el sonido de la radio de las mañanas, detesto levantarme sin que haya amanecido -tarda en hacerse de día: una claridad malva y plata se desliza por los adoquines y los pretiles del Sena-, detesto el aire gris estancado en mi ausencia entre estas cuatro paredes (mi hogar) e invento pinceladas (je!, en realidad brochazos) de los colores más hermosos, detesto el tiempo que tarda en llegar el agua caliente a la ducha mientras estoy desnuda ya en la bañera, detesto el casco de la moto, detesto naufragar cada mañana en este río que cruzo. Detesto este tiempo líquido. Al final lo que más detesto es saber que nunca saldré viva de este mundo.

...Agosto. Me acuna el Egeo durante tres semanas, me hipnotiza su azul transparente surcando las aguas, el aroma de su comida y su paisaje: ecos de puestas de sol en Falasarna, puertos venecianos del norte y olivos y acantilados del sur frente al Mar de Libia: nada que ver con el paisaje de moscas y hormigón italiano o español. Grecia aún es un ritmo de vida tranquilo de tabernas, barrios, gentes, un capitalismo perezoso y mediterráneo de siesta y cabotaje. Y, sin embargo, el sacrificio de cuerpos jovenes y cosmopolitas -sus clientes- al sol ardiente y festivo -creo que me quedo con la fiesta antes que con la tragedia griega, por muy culta que sea ésta, a pesar de llevar la contraria a Aristóteles: la comedia es mímesis de hombres inferiores, parte de lo feo. Nunca fue muy inclinado al vicio el estagirita- que calcina sus hermosos paisajes parece exigir a cambio la puesta en marcha -los golpistas ya no visten verde caqui, sino verde dollar- de un capitalismo a velocidad de crucero que borre de la faz del continente los restos -exiguos ya- de una Europa meridional aún con medida humana: subdesarrollo y ritmo de a pié. Me viene a la cabeza Ilya, la puta alegre del Pireo interpretada por Melina Merkouri en Never on sunday, de Jules Dassin, mundo ínfimo de la verdadera Grecia: mercaderias, suciedad, taberna, impulsos primarios, retsina, baile y contrastes, no de luz y sombra, sino entre Apolo y Dionisos.

Garganta de Samaria, Meseta de Lassithi, Leprosería de Spinalonga, isla de Gramvoussa, desciendo los 290 escalones hasta Preveli... ella está allí. Bucea desnuda y libre, el agua se desliza entre los muslos de Hazel como desearía hacerlo yo. Ah, deseo que obedeces cada uno de los caprichos de mi mente, sólo pienso en tu felicidad: ponme la mano aquí, Macorina, que me muero/...ponme la mano aquí, que estoy loca..., la nostalgia del país donde nací con la voz de Chavela en el iPod. Me siento tímida y fascinada por su cuerpo tan pálido ante mí, encantada por su espíritu hecho de añicos de sueños y de aquella arena... Yo, inevitablemente arrastrada a la melancolía y entrando por las Cuarenta y Nueve Puertas de la Obscenidad, el Árbol de la Vida y la Guía de los Perplejos... Ojos grises transparentes, languidez oriental en el rostro, boca gruesa de gozadora sin escrúpulos... Bíblica.

De regreso a París me doy de bruces con petit Petain crecido como nunca y deportando en masa. Más: pretende quitar la nacionalidad francesa a toda persona de origen extranjero que atente contra la vida de cualquier autoridad pública y extender la medida a los polígamos, la trata de humanos y los actos de delincuencia graves. La douce France que despierta con Montesquieu y anochece con Rousseau sorprendiendo al mundo. La igualdad apenas en los lemas. ¿Retirarán la nacionalidad a la Bettencourt o a Johnny Hallyday por fraude?¿A Chirac por corrupción?¿A Miterrand por concubinato? De la Bruni no digo nada, lo dicen todo en Irán: es una puta italiana que merece morir por su vida inmoral.

El porche era de cal blanca con ventanas pintadas de amanecer abierto al mar. Hazel recostada; a sus pies, su amante -yo-; a los míos, perros blancos inmóviles con el hocico sobre las frescas baldosas y los ojos entornados. Me admite en su cama hasta la mañana siguiente. Amanece y permanezco sumisa a esta ilusión. No me atrevo a moverme. Será por el tigre. Tómate esta botella conmigo / en el último trago me dejas..., y en el último trago me besas. Grecia es un país seguro: durante mi estancia aquí, ni se ha hundido ni se ha vendido -que yo sepa- ninguna isla (y son el 45% de la superficie del país). Austeridad para los pobres y manga ancha para los de siempre.

Como decía Keats, casi desearía que fuéramos mariposas y sólo viviéramos tres días de estío, Hazel. En verano se acelera el tiempo histórico. A veces suceden más cosas que en los 11 meses restantes. Me guardo casi todo para mí (...I wouldn’t be ashamed to be seen with you anywhere / You got something I want plenty of...). Hace ya tanto tiempo que sucedió todo lo que me interesa...

39 comentarios:

Alberto M dijo...

Pale blue eyes?

Oye, mucho castigo nos tiene sin darnos más historias. Y no hagas tantas listas cultas.

Quedamos un día?

Tesa dijo...

El otoño puede ser la línea de salida, otro capítulo, un principio. Sólo quiero verlo con ojos esperanzadores. Algo bueno ha de venir.
El verano ya está guardado en el baúl de los recuerdos.
(El presi administra a su capricho, como todos aquellos que gozan de poder)

Besos, bella.

elintimistasecreto dijo...

Me quedo con lo último "hace ya tanto tiempo que sucedió lo que me interesa", después de hacerme beber tres litros de vino griego con poco queso, dos aceitunas y sin pan. Terrible. Para qué me llevas por el Olimpo arenoso, polvoriento, desolado, calcinado, pero soberbio y mágico todavía en la imaginación colectiva, en el subconsciente colectivo que aun espera el descenso del Zeus de turno. Pero lo mejor es el brillo del mar, lejos de la caldera deprimente de Atenas. En esas islas persisten los misterios, las magia, la hechicería de la sacerdotisa con quien yo también me metería en la cama, aunque fuera solo mientras dura la botella. Bienvenida, te veo repuesta, exultante. No pienses en el otoño de las calles grises.
Besos mil.

Bellaluna dijo...

Alberto: Velvet, sí. Y, lo siento. No me queda tiempo para quedar con tanta lista culta por hacer. Pero no me importaría, aquí en París.

Tesa: Veni l'autunnu / scura cchiù prestu... me resisto a cerrar baules!

Intimista: te llevo para ver si me traes. Pero ir es voluntario. Sí, Gracia todavía parece que es.

Besos a todos,

L.

marcela dijo...

Como el intimista me quedo con Keats y su cita. Me gusta tu verano, relatas el otoño con melancolía, habrá días buenos y te harán más feliz.
Tienes el arte de la cita, los textos con citas nos remiten a más textos. Me encanta como describes el mediterráneo, la luz, los sabores. Estoy oliendo, y estoy viendo esas escena de los perros blancos, como una fotografía, igual que una fotografía. Las palabras confirman nuestra existencia y las imágenes somos nosotros. No somos nada sin imágenes.
Huir de país en país -perder todo lo que conoces, todo lo que te ha nutrido, huir constantemente y vivir durante años como un mendigo cuando aún te quedan fuerzas pero vives en el exilio-, ése fue "mi sillón, mi cómodo asiento" decía Döblin.
Bienvenida Bellaluna, la del los bellos textos y la vida inquieta.
Te esperaba
Lo único que no comparto, es lo que llaman los del Islán a la Bruni, imagínate que sería de ti en esos países.

gatuna dijo...

a mi la llegada del otoño me gusta, incluso si se pudiera , si yo pudiera, preferiría viajar en otoño y a grecias tengo unas ganas!!!

Bellaluna dijo...

Marcela: los iraníes son unos gilipollas. Ahí están que lapido que no por un adulterio, ese es el asunto. Sarkozy los monta en el avión y los deporta. Mas civilizado... Beso, beso y beso.

Gatuna, ¿y Grecia en diciembre? El otoño es hermoso siempre, lo que duele es el retorno. Maullidos!

L.

J. dijo...

Yo, que soy más de otoños, casi siento en la boca el sabor a sal del mar que describes.

Ooh, for a little touch of your love...

Belén dijo...

Las vueltas de parís no deben ser traumáticas... vaya ciudad...

Me gusta tu regreso, guapa

Besicos

panterablanca dijo...

Verano en Creta y otoño en París, tampoco está tan mal, aunque para mí, la belleza lánguida del otoño nunca supera al brillo y la sensualidad del verano.
Uno de los últimos días de agosto, al ir a subir a mi coche, aparcado debajo de un árbol, una pequeña lluvia de hojas amarillas cayeron suavemente sobre él, mecidas por el viento que soplaba. Aunque hacía calorcito, me pareció un anticipo del otoño, y me puse triste.
Besos selváticos.

Infinitos Polos dijo...

Si lo bueno fuese infinito, quizá Grecia dejaría de ser "verdadera" y los rasgos de Hazel se situarían a años luz de cualquier perfil bíblico.

El verano nos lo pone fácil, pero el otoño nos devuelve al reto.
En el fondo, tiene su gracia encontrar momentos sabrosos entre toda la chatarra de la rutina.

Mucho ánimo, bellita.

MBI dijo...

gccccccccccccc
bvgcfxgxc
bkbjhb
bvjhvg
y yo

La paciente nº 24 dijo...

Yo detesto los paréntesis, es como lo que tarda el agua caliente en llegar a la ducha, más a la piel, al cuerpo, es un tiempo perdido o un tiempo que se le regala al tiempo o un tiempo atemporal, algo así. Mejor la ducha de agua fría; sentir cómo vive la carne debajo de la carne, cómo se abre, se despierta la carne bajo de la carne. Grecia es un poco eso, una ciudad sin paréntesis, sin el mecanismo del agua caliente, aún sólo la carne, sentir esa carne absolutamente desnuda.

[Pasas tan cerca de la puerta que no la ves]

Bellaluna dijo...

J.: ya sabes, yo y el amor... prefiero sal debajo de la lengua. Un beso

Belén: el regreso es regreso hasta en Versalles si tienes que volver al curro... Ya todo gris.

Panterablanca... ven a París a arañarme la espalda! Besos

L.

pintamonadas dijo...

Espectaculares reminiscencias Luna..Con un poco de sin sabor y otro tanto de desazón (la parte sentimental-quiero decir-)

Pero ahora es preotoño, y en Paris, es cuanto menos, envidiable, te lo digo yo,

Un besito

Pedro R. dijo...

Eres afortunada: vuelas sobre lo vulgar, enredas tus hilos en cuerpos de deseo, desamarras y te dejas llevar por un mar de corrientes sin amargura.

¿Eres judía? No recuerdo que me lo hayas dicho. Feliz de volver a hallarte.

P.R.

♦PªU♦ dijo...

Uno de mis sueños.. ir a Grecia!! que dichosa que estuvieras por allá!!!

Como siempre, tus escritos son muy apasionados, me gustan!!

Besos!!

Anónimo dijo...

Cariño, tu navegación aporta placer sin conflicto ni lucha, todo hecho como de antemano. Tratas de camuflar tu sumisión a una mujer -deseas y te humillas para conseguir- desvirtuando el discurso: Gracia humillada, etnia despreciada.

¿No?

Besote,

AMC

trilceunlugar dijo...

te he escrito, pero no sé si se ha guardado o se ha borrado... volveré a pasar para ver que sucedió.

trilceunlugar dijo...

No se había guardado.
Voy a Grecia en breve y tu texto me ha dado todavía más ganas.
¿Estás melancólica? Con lo guapa que te pones cuando te despiertas guerrillera.
!Quiero listas cultas!
Más! y Besos.

Anónimo dijo...

EXCELENTE PROSA. HA VUELTO USTED MUY BIEN DE VACACIONES. Y ESO ME ALEGRA.
SALUDOS
MT

Bellaluna dijo...

Tengo mucho por contestar:

Pintamonadas: París es el otoño... lluvia, hojas amarillas, ojos entornados. Vida! Beso.

Pedro: vuelo, sí, vuelo, aunque un cordel me recuerda -me ata- que vivo en este mundo. ¿Judía? ¿Como quien es del Paris Saint-Germain o bosquimano? Mi familia es judía. Yo no creo en nada que no sea de este mundo. Pero mi cultura es la judía.

♦PªU♦: Grecia es fascinante. Me quedaría allí para siempre. Es el refugio.... Besazo!

Bufff: humillada... AMC, tu lo sabes bien. ¿Subyugada? Cariño, un beso

Gracias, Trilce. Disfruta Grecia, enamórate. Llora de belleza y grita de paz. Si cuando me levanto guerrera estoy guapa, hoy debo estar saliéndome. Qué dia! Muac!

MT: cuando no trabajo soy feliz. Soy otra. Vivo. Mejoraré por eso.

Besos!

L.

Pilar dijo...

Despegar de un mapa, darte un chapuzón de tinta o beberte el sudor de alguna sirena. Navegas como nadie en los eclipses de ruido.

Te leo como quien contempla un cartel de Fellini.

Beso de vuelta

Bellaluna dijo...

Pilar, qué bonito lo que me dices y qué bonito me lo dices. Te quiero un montón! Muac! Pilar...

L.

Carmen Alanís dijo...

Besosbesos :)

Anónimo dijo...

Hay cosas más importantes que frivolizar memeces de lesbianas, ¿o es que vives de lo que cae del cielo? Trabaja, joder! Putas niñas mantenidas!

Bellaluna dijo...

Carmen: y más, y más y más!

Anónimo: vivo de mi trabajo y soy como me da la gana. Pero tengo algo que tú no tienes: educación y ningún rencor.

Con cariño:

L.

don vito dijo...

Hola, bella entrada, bonito blogg, gracias por compartirlo, te encontré en un blogg común, si te gusta la poesía te invito al mio, será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde, besos.

don vito dijo...

Hola Bellaluna, gracias por tu visita, por tus palabras, he venido para quedarme, me gusta tu blogg, pasa buen día, gracias, besos.

pinguino despistado dijo...

Pues yo te leo en Sicilia, las noches del sur todavía no se han ido –incluso hay siroco, llevamos tres días de siroco– y siempre digo que la intensidad de las noches del sur rezuma vida, lo que quizá quiera decir sensualidad, el cuerpo desciende a la piel y a la sangre y cualquier aroma le encandila... Luego, te he leído observando desde donde vas tú a la belleza, y realmente la sacas de ti misma y no de Grecia solo. Ese Parrís que a veces parece antipatico –¿has probado a pasear ahora, cuando empieza el otoño, a pasear por la Butte aux Cailles? Los árboles de Júpiter estarán dorados. Y en honor de uno de tus corresponsales, el de Trilce, pasea e Boulevard Aragon, antes de llegar a Denfer-Rochereau, el hospital de la izquierda, la ventana del primero, es la habitación donde murió César Vallejo. Los franceses nunca pondrán placa. A la ciudad en la que se vive se le ama con ausencias...
Creas belleza de la pasión; pero la pasión depende, me parece, de otras muchas cosas.

Bellaluna dijo...

Ay, Pingüino, Paris en otoño tiene en el aire todo lo ilustre de Paris, de los exilios, las guerras, las letras, el sexo, sus guillotinas, hojas, revoluciones... ya recorrí parte del boulevard Aragon en este blog a la salida de la cárcel de La Santé... (http://andthereisnotimetothink.blogspot.com/2008/12/la-sant.html) y conozco esa ventana de vallejo, la impronta de su sombra de sol de otoño recogido en su celda de letras (En la celda, en lo sólido, también/se acurrucan los rincones). Pero nunca hice de Paris -el día a día de vivirlo desmitifica- una patria imaginaria.

En Butte aux Cailles -¿dónde queda aquel barrio de bosques y molinos, artesanos, 'petite Alsace y piscinas populares...?-, cerca, vivía Marie, yo trabajo en el boul Auguste Blanqui, cerca de Tolbiac... entre los ecos de Malet y Burma (http://andthereisnotimetothink.blogspot.com/2010/02/with-wings-to-fly-she-rolls-alongs.html). Pateo París con rabia en Vespa. Ya resbalan bajo sus ruedas las hojas doradas posadas en el pavés.

¡Quién pudiera desnudar el cuerpo esta mañana lluviosa de sobre la arena fina de Taormina (¿Spisone?)!

Un saludo,

L.

theo75 dijo...

Un texto bellísimo, Luna! Casi he añorado no saber disfrutar del verano, el sol, el mar y el calor, pero mi carácter es brumoso, amigo de montañas, nieblas, lluvia y nieve, del otoño o el invierno y de la noche...
Gran hallazgo el de Petit Petain... lástima que nadie quiera ver las alarmantes coincidencias y que, cuando alguien lo señala con el dedo, el coro de memos insulte al dedo y no a lo señalado.

Un saludo enorme y gracias por este texto!

pinguino despistado dijo...

Te he empezado a leer "in media res" y por eso no sabía de tus antecedentes, que ya veo que son sólidos... Yo viví mucho tiempo en la Butte (Rue Alphan) y a los alrededores de la place d'Italie... Bueno. Y Tolbiac. "La grandeur". Es verdad que en los alrededores de la Santé el otoño abruma los bulevares con las hojas, primero secas, luego resbaladizas por la humedad.
Un versificador viejo y que dicen pasado de moda cantaba lo que "mi corazón está donde ha nacido, no a la vida, al amor..." ¿Tienes raíces? Porque de lo que hablas es de raíces.
No me contestes; tienes muchos lectores, encandilados.. Yo seguiré leyendo. Y estoy en Palermo, poco tiempo:

"Sin maleta, sin dama y sin destino/
cada viaje ahora es una sorpresa...."

Bellaluna dijo...

Theo: no merezco las gracias. El texto es vuestro.

Estoy ordenando las cosas -un mal momento, pero no interior sino exterior- y vuelvo a escribir.

beso!

L.

Frankie. dijo...

qué tal te sienta el otoño Luna?
xx (soy ye)

Bellaluna dijo...

Frankie!!! Why Frankie! Ye, te adoro... El otoño está siendo llamas (y no precisamente de pasión).

Ya te cuento

Besazos

L.

Francesca. dijo...

hahaha soy ye otra vez, frankie de la pelicula Frankie and johnny o algo así. Hoy vengo a lo italiano...

fukc a lot? lol

it´s noy my way lol

o sea que no se da el caso.

por q en llamaS?

beso

Bellaluna dijo...

Lo intento escribir y no me sale: se me incendió la cocina, o sea, la mitad de mi departamento. Vivo desde entonces en un hotel (más de 1 semana) mientras el seguro arregla. La mierda. En los heteles entran ganas de follar siempre...

Francesca!! Te quiero entonces más que a Frankie... ¡Qué voluble eres, Ye, ma chere et tendre!

pingUino despistado dijo...

Leo en un blog: "Si no puedo mirar más que la luz / ¿quién moldeó el intensso pozo oscuro / que me habita?"
Pues eso. Nos han hecho desencajados, desproporcionados; o mejor, el tiempo nos ha moldeado así... El resultado suele ser esa mezcla de pasión, amor, melancolía, etc. Que, al menos, yo, leo en ti. Y que tú expresas no directamente –eso es fácil– sino a través de tus espléndios relatos.