17 sept. 2009

A girl I know, she is partly mad. Yet behind that smile, she is partly sad. She is partly calm, she is partly wild. But she is mostly woman…

... No. She is mostly child

Viajar es como follar: mientras lo haces no existen los problemas cotidianos: no tienes madre, no tienes una mierda de curro, no hay crisis, no hay imbéciles que te rodeen. Pero, es verdad, un momento después de correrte (porque en cuanto este momento acabe, nos odiaremos otra vez la una a la otra), con el sudor frío aún en la piel, no quieres ni mirarte. La única persona a la que odiaremos más que al otro será a nosotros mismos. Estos son los momentos en que puedo ser más humana. Solamente durante estos instantes no me siento del todo sola. Parafraseo de memoria al imbécil de Chuck Palahniuk.

De regreso, los dedos tan amarillos de tanto fumar. De regreso, el alma tan amarilla por no ser indiferente al paso de los fotogramas de la vida ante los ojos. Regreso. Dos meses de ausencia. Me reinserto en mi ecosistema habitual. Ausentarse dos meses no parece excesivo y sin embargo tiene sus consecuencias -me aterra la inconsecuencia de estos tiempos-. Los buzones -virtuales y físicos- llenos de correspondencia, de mensajes sin lectura, de publicidad vehemente, de anuncios absurdos, de preguntas sin respuesta, de anhelos sin esperanza, de facturas pendientes, de textos algunos incomprensibles y, otros, sencillos y claros, aunque a destiempo. Como el de Josephine: Luna, he llegado bien. Ya te contaré. Ha sido algo inesperado y emocionante. Copenhague parece precioso... A Josephine le dejé las llaves de mi departamento porque iba a pasar el verano estudiando. Ahora todo se cubre de una capa del polvo -el desgaste del mundo se coló por las ventanas solo entornadas por su presunta presencia en París-, se puebla de plantas secas -alrededor de los ficus un otoño anticipado adorna el suelo como una sombra por ausencia de riego-, grifos que han dejado de manar -me han cortado el agua por falta de pago: no escarmiento, sigo sin domiciliar el recibo-, una paradójica gotera y, pobres, mis peces tropicales rojos: Carlos y Federico -¿quien recuerda que deja dos peces en la pecera cuando un viaje crea tanta inquietud?- flotan hinchados panza arriba en la superficie del agua en avanzado estado de descomposición haciendo metáfora de la vigencia actualizada de esos nombres y aquellas ideas. Sin en vez de dos estoy fuera tres meses, me hubieran dado por muerta.

Espero un otoño brutal: lloverán más desheredados de la purga capitalista bajo la sonrisa plácida de la casta política (ya solo hay una): aquí, conservadora; allá, también. Los jóvenes seguiremos ensayando una vez más el hastío y nos abrasaremos atrapados, pensando, entre lo que hemos deseado y lo que hemos conseguido. El cruel relato de lo cotidiano deja cicatrices y astillas bajo la piel que aquí ignoramos porque tenemos betadine, apósitos y nolotil a la vuelta de la esquina. Pero que en el culo del mundo del que vengo no es así exactamente. Porque lo que aquí tenemos el 80%, allá sólo lo disfruta el 20% restante. Tanta belleza -física, humana- y tanta pobreza. Tanto drama y conozco a tanta gente linda.

América está viva de vida. Europa está muerta de abulia y pereza. De sobrarle y tenerlo todo. Nuestra vida es sólo un hueco. Y los seres humanos que la poblamos somos clandestinos del resto, del demás, y los lugares que pisamos son huecos llenos de huecos, almas huecas –mi alma es sólo polvo y vacío-, el sexo es hueco -la muerte, ¿y dónde nos meterá?...-, las ciudades son polvos, de los más baratos, como de putas asequibles, sórdidas pero dulces que te besan –dame un besito, putita, antes de ir a dormir- en el lugar donde la belleza ha quedado sustituida por las cicatrices de nuestra música: todo es feo; menos mal la música. No se bien dónde residirá la belleza. Tampoco sabría definirla: la definición destruye.

A eso estamos condenados, a la incómoda humedad del sexo, al olor acre de los pliegues de la piel (los hombres huelen a cemento sin fraguar, las mujeres a arena de playa), al sudor del rostro para obtener tu pan hasta volver a confundirte con la tierra, polvo eres, y a ser polvo retornarás. Plomo, el aire se hace plomo, los cerebros anulados: en el rincón de la memoria no hay sino pelusas, bolas de pelo, polvo compacto. Los ríos históricos que marcan fronteras como meridianos de violencia arrastran los cadáveres arrojados por el resto del mundo a sus aguas. Trastienda: ustedes para nosotros son muy importantes, pero también un problema. Condenados a repetirnos como estirpes mágicas, aunque sin derecho a una segunda oportunidad en la tierra. El egoísmo, la desconfianza y la tiranía del presente boicotean cualquier esperanza de futuro. Vivimos presos del imperialismo del tiempo que lo coloniza todo. De la dictadura del presente que nos impide recuperar la confianza en el futuro. La estadística nos deja siempre fuera de los normales. ¿Y qué será lo normal, Luna?, me pregunto seguidamente.

El resto, bien. Como la virtud no cambia nada, he procurado no ser demasiado buena chica. Realidades y deseos... yo sigo extraviada aún en los últimos. Y en América el deseo está todavía muy vivo. Y la realidad , nítidamente exagerada.

Gracias a todos por esperarme.

44 comentarios:

Historias de arbol dijo...

Volverte a leer,
un placer sin fin.
Bien venida, seas!!!
meim

Tesa dijo...

Mi verano ha sido una jaula.
Una estupenda jaula llena de columpios, pero jaula al fin y al cabo.
He hecho de ama de cría de un pollo adolescente y de un pollito emplumado (este sí) que se quedó sin madre.
Y el mar (en pequeña dosis) me ha sabido a refugio y por primera vez, no quería dejarlo.
Ahora se acabó el verano, y abierta aquella jaula, estoy un poco perdida
...como esa Europa que dices.

Bienvenida, Bella. Es un gusto leerte de nuevo.

marcela dijo...

Y llegaste...inquietante, radical y de siempre. Dos meses y otra vez la vieja y cínica europa. Lástima, que los que están tan vivos de vivir, se pongan en manos de dirigentes tan pasados que casi huelen a muerto.
Yo lamento la alegría de las gentes de sudámerica mientras se mueren de pena o a tiros.
Soy una contradicción, quiero una casita en un bosque perdido, ajeno, con olor a musgo y libros y música.
Luché demasiado, deje demasiado.
Un beso

retje_robar dijo...

Volvemos y nada ha cambiado, si acaso a peor. ¿Y nosotros?

Alberto M dijo...

dicen que se puede ver su fantasma aún en la charca:

http://www.youtube.com/watch?v=KH-WzBX_5OI&feature=related


No sé si se refieren a los pececitos (para pegarte), a Europa o a nuestro amigo el imbecil (¿por qué?) de Chuck Palahniuk.

Beso de sabadete.

Solecito dijo...

Empezando a leer tu blog. Me encanta. Solo puedo decir que mis viajes no son nada como lo planie... de hecho ni el resumen de lo que pasó es como realmente fué.

Besos desde Nicaragua

Solecito

Angry Girl dijo...

viajar, definitivamente sirve mas para conocer el propio lugar que al que vamos, saludo Luna.

Bellaluna dijo...

Meim: el placer es mío, seguís ahí. Una sonrisa!

Luna

Bellaluna dijo...

Tesa, querida: el mar no debería saber de jaulas, fronteras o prisiones.

Y, ya otoño frío: mantas y lanas, he perdido yo también el sentido común. Enloquecemos con nada.

Suerte, sonrisa, beso, Tesa:

Luna

Bellaluna dijo...

Al fin, Marcela, dos meses no son nada. Y la cobardía de soltar amarras para siempre es mucha.

Iría -volvería: ya he nacido allí- a América: de verdad que es otra alegría de vivir, nuevo mundo, a pesar del lastre que tiene al norte.

Beso:

Luna

Pedro R. dijo...

Luna: sin conocer los detalles de tu viaje creo que regresas siendo otra y la misma. Tú ya no eres tú y, sin embargo, al regresar a tu lugar sigues siendo la misma. Lo que cuentas abre los ojos a cualquiera.

Pedro R.

(Me gusta: "las ciudades son polvos, de los más baratos, como de putas asequibles, sórdidas pero dulces que te besan" y te adormecen, te encantas, te pudren dentro para no distiguir el Sur que todos tenemos a nuestro norte)

Karmen dijo...

Eres cobarde, de eso hablas, por no ser capaz de cambiar de lugar, de vida y de problemas...¿estás segura? A veces se es más cobarde cambiando de vida que afrontando la que tenemos bajo los pies para que sea como se nos antojó en los sueños incumplidos.

Sea como sea, has vivido esa otra vida dos meses; dos meses no es nada, ¿quién te dice que en un año no descubres que ya no compartes nada de la esencia de aquellas gentes? no llega a veces una vida entera para comprendernos.

Bienvenida y disculpa el sermón, (que no intentaba serlo)

Besos

Bellaluna dijo...

Retje: todo igual o peor, ¿vamos en el mismo paquete? No estoy seguro. Depende de como pensemos. Depende de quienes nos rodeen. A medida que crezco, yo gano ilusiones y me radicalizo más. Forma parte de nuestro esfuerzo no envejecer. Hacer todo lo que deseamos.

Un beso:

Luna

Bellaluna dijo...

Alberto: las cosas de culto, de generación X y autodestructivas no terminan de llenarme. Después de leerle siempre me sale ese pensamiento: 'este tipo debe ser un poco imbécil,¿no, Luna?' Y me respondo: 'si, tiene toda la pinta de serlo'.

Lo de los peces fue culpa de Josephine. Ya le di azotes. Y me ha regalado dos peces rojos nuevos. Se llaman igual: Carlos y Federico. Parecen los mismos. De hecho creo que lo son: me miran con los mismos ojos de besugo detrás del cristal.

Beso madrugador de lunes.

Luna.

Bellaluna dijo...

Solecito: Nicaragua es hermosa, y tus rayos calientan la piel con alegría.

Los viajes salen como buenamente pueden. El deseo y la realidad, ya digo. Antípodas.

Tbeso!

Luna

Anónimo dijo...

Luna: yo trabajo para ganar el dinero que gasto en viajar. Te entiendo. Pero creo que al final cuando regresamos nos queda siempre la duda de si debiamos habernos quedado en algún lugar del derrotero.

Ojalá un día nos crucemos mientras bajas de un barco y yo subo a un tren.

Beso, guapa

AMC

Bellaluna dijo...

Querida: viajar nos abre los ojos, nos hace contrastar: lo que nos sobra (desterramos cosas deseadas), lo que nos falta (anhelar lo impensable). Deberiamos ser todos apátridas cosmopolitas. Besos, Chica Enfadada!

Bellaluna dijo...

Pedro: las ciudades son crueles y desagradecidas y, al tiempo, cuando reptas hasta su centro descubres recovecos, pliegues, texturas, seres de geometría variable y con el alma llena de arrugas hermosas. El resto es tierra de nadie a veces llena de belleza, a veces superviviente de batallas enconadas. Entre medias, caminos, carreteras, líneas férreas y agua.

No, no soy la misma. He vivido un par de meses. Hacía tiempo.

Beso,

Luna

Bellaluna dijo...

Karmen: soy cobarde porque no suelto lastre, anclas, equipaje, porque no me ata nadie y me ata todo, porque me pongo disculpas tontas: peces, perros, parejas, madres,trabajos, casas, vidas cotidianas para no emprender un viaje sin retorno. Y al tiempo no soy cobarde por no huir de todo ello escapando horrorizada.

No hay ningún sermón en tus palabras. Gracias por estar. Un beso!

Luna

Alberto M dijo...

Comparto la imbecilidad atribuida a las cosas de culto generación X, pero mucho más a la autodestrucción esa que, en algún momento de inocencia, hemos creido la única manera de acabar mal.
Sobre los azotes a Josephine seguro que te has quedado corta, Luna: Unos cuantos más, haz al favor :)

Beso mediodidiano.

Anónimo dijo...

Feliz regreso.
Saludos,
MT

trilceunlugar dijo...

"¡Preferiría ser cenizas que polvo! Preferiría que mi chispa se queme en una brillante hoguera a que sea extinguida por seca desintegración. Preferiria ser un esplèndido meteoro, cada átomo en mi en magnífico resplandor, que un soñoliento y permanente planeta. La reál función del hombre es vivir, no existir. No desperdiciarè mis dias tratando de prolongarlos. Usare mi tiempo."
A ti Luna te veo capaz de todo.
Yo también disfruté de tres horas maravillosas, de los mejores conciertos de mi vida. Quizá estuvimos a la vez en el mismo lugar.

Bellaluna dijo...

AMC: adoro viajar, como tú. Pero soy errática.

Quién sabe, tal vez ya nos hemos cruzado, hemos dormido en el mismo camarote, hemos naufragado juntos...

TBeso, adorable

Bellaluna dijo...

Alberto, un beso desde la playa: arena y wifi. En Barcelona todo es así de moderno.

MT: misteriosamente escuet@. Gracias por la bienvenida

Trilce: Cohen es adorable y eterno. Ayer noche dejó el palau de sant jordi perdido de susurros y tristeza. Y como Jack London, antes ceniza que polvo.

Beso a tod@s!

Menda. dijo...

A ti por regresar....tengo una duda....entonces 'follar es igual a viajar'?

Digo, que si invertimos la frase y eso, pues....


Ni caso, que estoy espesa...

MBI dijo...

Me muero por ese sarcasmo..........
es cierto...................
.
.
.
viviiiiiirrrrrrrr

MBI dijo...

Aclaración al comentario anterior...
Me gusta, lo que dices, cómo lo dices e incluso ese regusto humorístico, un punto sarcástico con el que afrontas lo que dices, la vuelta.
.
.
la vida dará otra vuelta...
en cualquier momento
se cerrará un círculo.

Pi dijo...

(nota mental.. jo! de cuatro a treinta en un día... eso es despertar opiniones)

viajar es como follar y como colocarse. Una vez terminas siempre quieres volver al punto inmediatamente anterior. (una extensión a tus palabras)

a mi me consuela un poco la presencia en forma de ausencia...

y creo que en últimas, nunca cambiamos del todo... y que toda mirada, es relativa.

Quizá cansada de "extraer a cucharitas" quiero una puta que se deje besar fácilmente... (por un ratico).

Besos Bella,


(PD: no fue éste viaje.. quizá un próximo.. las cosas prácticas del destino me obligan a ir a USA dentro de un término..)

Bellaluna dijo...

Menda: déjame pensar si puede aplicarse la propiedad conmutativa... sí, sin duda. Follar es viajar (si colocada, más).
Feliz de reencontrarme. Beso!

MBI: me inquietas. El día que cerremos el cículo, ¿veremos lo ya visto?

Sin sarcasmo, nada que hacer. Mi mejor sonrisa, un beso.

Bellaluna dijo...

Pi... (silencio: el dedo sobre los labios... shhh! -¿qué labios?-). Tal vez viajar, follar y colocarse sean parte de una misma cosa, actitud, que no es la de ir a 'cucharitas'. Por eso, si quieres, tienes, te dejo para todo el rato mi lado 'fácilmente'.

Habrá un viaje en el que el azar de una computadora asigne el número de los billetes de nuestros asientos juntos.

Tbeso,Pi, querida. Te echo tanto de menos y de más. Que sí.

Ye. dijo...

wow....vaya texto..sin palabras.Los cafés fríos son de agrado, a veces..:D

Bellaluna dijo...

Ye, un día estará ese café (frío, tíbio, qué más da la temperatura del café; no la tuya) entre las dos, después de vestir, desvestir y volver a vestir de amor esa desnudez tuya.

Un beso y un abrazo (cualquier café contigo será de mi agrado)

marcela dijo...

Vaya, vaya...estás repleta de declaraciones amorosas.
No se puede concitar tanta expectación nada más llegar, que vas a tener que volver a irte.
Y creo que viajar se viaja incluso, sin subirse a ningún medio de transporte.
Pero bueno, está claro que necesitamos algo de distancia para reconocernos.
Hay una serie de amigas que se sienten aturdidas por tu bien relatar.
A thousand kisses deep, ya que estamos.

Pedro R. dijo...

Luna: describes bien el derrotero por el que se desenvuelven nuestras vidas. Hace poco quise trazar uno en la espalda de una chica -todo parecía hermoso- pero al final el ímpetu virtual quedó en un borrar puentes, carreteras y silencio. Todo silencio.

Tierra de nadie: me recuerda la guerra. La vida es una batalla. Jungla.

Un beso, Lunita... (te echo de menos)

Anónimo dijo...

Osti, tú, qué gráfica: "al olor acre de los pliegues de la piel (los hombres huelen a cemento sin fraguar, las mujeres a arena de playa)". Pero es verdad. Esos son nuestros olores, por más que queramos evadirnos de ellos. El olor del semen y del sexo femenino.

Wild, Luna

Bellaluna dijo...

Marcela: me aturde el aturdimiento de las amigas, y las declaraciones de amor... bueno, me halagan, hasta me envanecen y, a la vez, me excitan. También hay emociones aquí. Y deseo.

Me encantas. Y tus besos también (los acojo a brazos llenos).

Beso!!

Bellaluna dijo...

Pedro: los derroteros sólo se trazan en el imaginario de las mujeres; los de verdad, esos de la espalda, conllevan a veces coger un tren o un avión para hacerlos verdad. Y si parecía hermoso, seguirá siéndolo. Ella te dirá: todo menos silencio. Todo menos tierra de nadie. Hay que involucrarse.

Wild?: así es. Lo has visto claro. Pero como es verdad, tan verdad, no debería extrañarte tanto. No nos evadimos, solo -a veces- tratamos de ocultar. ¿No has notado nunca el olor de alguien recién follado? Pues eso. Y se percibe, ¿no?

beso!

Alberto M dijo...

yo del sexo ni idea de cómo huele eso ya. Me huele todo a América, como a Jose Luis Perales.

Cara, eres un amor raro en mí, claro, y por ello normal e imposible. Hago caso y no. Debe ser eso que dice Zizek (no me salía el nombre) de lo de las presencias fantasmáticas. Es que yo leo mucho, te lo digo mientras me enciendo un montecristo, en serio, no es cosa de broma. Un enfermo.
En serio de verdad ahora ¿Qué te ha pasado? ¿Qué te pasa?
Dime.

Alberto M dijo...

Claro. Pero no esperes que te comprenda (ese es el reverso). Yo lo intento porque me pone. Me obliga a calibrar de qué está hecha mi ansiedad. Para atacarla o venerarla.
Eso pasa.
Yo...
Ah, pero aquí estoy.
El amor es sobreprotección. La sangre, velocidad.
Un abrazo.

Pi dijo...

Hola! hola! hola!... necesitaba dejar(te) una mínima huella de mis pensamientos y de tu existencia (en ellos).


besos luna.

Bellaluna dijo...

Alberto: intento explicar lo que me sucedió el otro día. Por quitar las pesadillas. Tiene su aquel de Himes, Hammet, Sjöwall, qué se yo.

Por enfermedad no se si te refieres al montecristo o a la lectura. Creo, más bien, enfermedad la que se materializa en quienes retiran fotos de la Tate o, acaso, siguen rezando. Lo tuyo es tan normal.

Y de la materia de la ansiedad... en cuanto tengas noticias al respecto no dejes de mantenerme al corriente.

Bellaluna dijo...

Pi: little angel, tú anda por mis pensamientos como se te antoje, y déjalo todo perdido de huellas, y tu existencia... no sólo tú necesitas que de fuera lluevan pétalos de rosa y no martillos.

Un beso. A veces te echo de menos (pero mucho)

Luna

Amparo dijo...

Me cubro de tu manto, de tu desesperado y mordaz manto, a ratos de bordecitos delicados y hebras chiquitas, de detalles aun sin compartirse, un manto anochecido, amanecido, abandonado y regresado.

Que ser, que ser eres, que me llama a abrazar largo y al mismo tiempo, apenas distraer de su soledad.

Luna.

quiero compartirte tanto una tasa de leche tibia, como un vino tinto.

amaparodias@gmail.com

Bellaluna dijo...

Amparo. Hermosas palabras. Cobíjate bajo el manto: seda y arpillera, pero calor (valor) seguro. Te escribiré...

Beso! Luna