7 may. 2012

Un simple détour du destin

Anoche me acosté con Carla. No, no con la mujer del perdedor. Me acosté con Carla Princen, una colaboradora de su oficina electoral, triste y desconsolada tras la derrota. Poco después de las 20:00 recibía un whatsapp suyo: les rouges triomphent! Letra más o menos, es el mismo titular de las páginas del diario para el que trabajo. Me siento como apuñalada, parecía decir. Conocí a Carla hace una docena de días: me llamó para colaborar en unas infografías electorales antes del débat Holande-Sarkozy. Caprichos del azar.

Invitó ella. Por eso comimos en Le Zyriab aquel mediodía de sol huidizo y cobarde. Yo no tengo pasta para gastar en una una comida así. En realidad, aprovecha para contarme su propia historia. De momento la historia de un fracaso. Carla es de origen sefardí pieds-noirs, familia pequeño-burguesa venida a más de regreso a Francia. Pero su biografía personal se escribe en la pizarra semivacía de novicia caprichosa y mohín triste. Sentada frente a ella, primero miro a mi alrededor incómoda como si alguien me observara y, luego, paso la yema de mi pulgar derecho sobre la huella de cada uno de mis otros dedos. Es un gesto de impaciencia que hago cuando el silencio dura demasiado. No es guapa y es tímida. Lleva zapatos louboutin de terciopelo azul y el casco de su moto a juego. Tartamudea un poco al hablar, pero mira muy fijo a los ojos. Verdes. Monta a caballo y compite: con el caballo y también sola. Ambas cosas con poco éxito -qué palabra-. Vive entre el distrito XVI y XVII -no son los banlieu que Kassovitz relató en La Haine y ardieron en 2005, ni el fronterizo Goutte d'Or-: allí donde tranquilizan la conciencia ex bienpensantes, ex progresistas y ex intelectuales simplificando una verdad inexistente para poder dormir sin más dosis de la precisa de ansiolíticos y relajantes musculares. Trabajaba, Carla, ayudando a explicar a Sarko que se puede privatizar la realidad: contar lo que sucede de modo que no se reconozca. Reformatear las conciencias. Cambiar los valores. Hacer clientes de la ciudadanía. Dejar en el imaginario colectivo la idea de que cualquier reivindicación -social- es reaccionaria. Una patriota. Visto lo visto, los ciudadanos al final lo son y no son tan tontos.

Lo de anoche en la Bastille fue una concesión a la dignidad de 1981. Un relámpago sobre la cabeza del canciller alemán -en realidad Merkel es un hombre con tetas, no una mujer-. La campaña de las presidenciales comenzó con el alma blanda de Hollande aplastada en las encuestas por el proxeneta DSK y por un Sarkozy alzado del suelo primero por una apoteosis de balas, más tarde en plenitud de escenografía fascista con la Tour Eiffel al fondo, como Hitler tomando París. No. No hace falta bajar del cielo para hacer de la tierra el cielo, sino al revés. Carla lleva bragas de La Perla color azul eléctrico. O, lo que es lo mismo, su Kawasaki Ninja ZX-12R es del mismo color que sus bragas: el bleu del drapeau tricolore, azul del fondo electoral de Nicolas, panton reflex blue. Como su casco y sus zapatos. Ayer Hollande aparecía triunfal y apocado: como pidiendo perdón con los ojos a su ex, Ségolène. Sarkozy, Bonaparte del siglo XXI, relataba su amor -odio en los ojos- a la clase media francesa que le ha traicionado por su traición llena de palabras lepenistas. Siempre ganan los otros, pienso mientras subo a un taxi camino de avenue Foch, donde vive Carla. Ganan los otros, da igual dónde. En Marruecos ganan los otros a pesar de que anuncian democracia; como en Rusia ganan los otros. Aquí, en Francia, hay casi un 20 % de otros. En España gobiernan los mismos otros vestidos de demócratas. Vichy o Franco, da igual. Soberanía popular secuestrada, súbditos devenidos en bonzos, vidas marcadas a fuego por una aritmética financiera impúdica que obliga a encontrar el alimento en los cubos de la basura. Los intelectuales no es que no existan, o sí: es que reaccionan en lugar de anticiparse, pensamiento párvulo. Espectáculo infantil, incluso aquí donde nacieron. Somos pollos sin cabeza.

El hall de entrada en casa de Carla es más grande que todo mi apartamento. Todo es hermosamente frío y distante: un hogar administrativo más que burgués. Estancias amplias, cómodas, cálidas, confortables se abren a través de dobles puertas y una amplia escalera conduce a la planta superior. Asciendo detrás de Carla sin ver a nadie más. El color azul de los zapatos y del casco se repite en las paredes de su cuarto y, poco después, en su sujetador. Pienso sin fijarme demasiado al retirar sus bragas: un hermoso pubis desnudo casi infantil. Inmediatamente me corrijo: ¡¡es un coño, Luna!! Te estás dejando invadir por el ambiente... Ella llora su derrota sobre mi vientre mientras yo miro la lámpara azul y pienso en Tallulah Bankhead: Si volviera a nacer cometería los mismos errores, sólo que antes.

33 comentarios:

Entransicion dijo...

Hola princesa;

Siempre que vienes te pasas a dejarme bellas palabras,que se agradece.

Tu texto de hoy no lo entendí mucho, aunque siempre será mejor tirarse a alguien de políticas francesas que de españa.

besos

fiorella dijo...

La clase media-alta,la burguesía,la intelectualidad....pesan en la mirada muchas veces. Tu post es radiográfico. Hollande será lo que se esperaría o lo contrario? tiraremos los dados...Un beso

Insomne dijo...

Verdes? En serio! Ajá
por cierto en algo no acertaste,
están cansados de anticiparsé para no ser escuchados absolutamente por nadie... Me recuerdan al loco que por las calles anuncia el fin del mundo con los ojos desquiciados mientras te agarra con fuerza el brazo para poner más énfasis a sus palabras.

Un saludo hermanita

♦PªU♦ dijo...

Hola Luna!!! Mejor coger, antes que la política nos coja, no? :D
Besos!!

Belén dijo...

Yo todo todo no lo haría, pero la gran mayoría si...

Besicos

Tesa dijo...

les rouges n'existent plus
no en política ...todos son una panda de burgueses

Un beso, linda, qué bueno leerte...

Anónimo dijo...

Luna: ni parece que haya rojos en las calles -Hollande no es Mélenchon y nos vuelven a llamar extrema izquierda- ni se les espera, desafortunadamente. ientras, nos saquean como saquearon antes sus empresas con sus soldadas.

B dijo...

Alguna vez leí por ahí mi frase preferida de Tallulah: 'mi padre me advirtió sobre los hombres y el alcohol, pero no me dijo nada sobre las mujeres y la cocaína'.
Los erroes sólo cobran sentido al final de la jugada, y justo entonces, ya no importan nada.

Y mátame por mi pesimismo, pero con la política he perdido cualquier tipo de esperanza, si es que algún día la tuve. Demasiadas mentiras y demasiadas evidencias del horror.

Cuanto y cómo me alegro de leerte otra vez...

(He de confesar infantilmente que me choca mucho esa fijación con el azul)

Virtudes Montoro López dijo...

Luna me encanta tu blog, tienes un imán irresistible, una voraz forma de escribir que arrasa con todo, que no permite ni siquiera pestañear.

Luna Roi dijo...

Transi: lo mejor es tirarse a alguien que te guste. La política sólo me gusta. Pero no me produce orgasmos, sino que me pone la cabeza del revés.

Muac, linda!

Fiorella: pone fuera al bufón y me ha hecho recordar a Mitterrand. Recuerdo a mi padre hablando de Mitterrand... Francia sigue siendo Francia. Beso!

Insomne: verdes, sí. Pero los intelectuales no están cansados. O no existen o viven en otro tiempo. Este ya no es su tiempo.

♦PªU♦, coger, coger, como DSK, todo el rato. Beso!

marcela dijo...

Luna, si amas como escribes debes ser infatigable. Nunca como Dominique, jamais. Sigue subiendo a los palacios, porque va a llegar el tiempo de vivir en las cloacas. Si la derecha te jode, es devolverle la pelota. Te entiendo, no sabes como te entiendo, quizás algún día te cuente. Te encuentro bastante centrada...
besos partisanos, y amor

El intimista secreto dijo...

Tengo como norma no hablar de política cuando salgo con una mujer que me gusta, ya sabes, alguien a quien me llevaría a la cama sin necesidad de pasar por un after-hours. En las conversaciones tête à tête los temas políticos, tan candentes ellos, me producen el mismo efecto que tragarme medio kilo de bromuro: son anti-libido total.
Pero es que la política europea es lo que tiene hoy: anti-libido total. Porque me da igual que sean galgos que podencos, que vayan de azulón o de rosita, al final es lo mismo, ellos a lo suyo, luego a quedarse con la vida solucionada y lo que es la gente corriente, la verdad es que importamos una mierda.
Por lo menos sacaste algo en claro. A veces las parejas más tímidas son las que luego dan más sorpresas.
Besitos.

Jota Martínez Galiana dijo...

Siempre que acaba una campaña electoral siento una sensación de alivio. Constribuir a aliviar las penas de un derrotado es una labor social. Mayor alivio sería que se extinguiera esa raza de políticos mediocres y, puestos a ser dirigidos, nos dirigieran personas en quien pudiéramos confiar, honestas. Pero ese concepto de político creo que se extinguió en la República (de Pericles).

Pedro R. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro R. dijo...

Qué bello: un pubis conservador gaullista de pálida desnudez debajo de unas bragas de La Perla. Sólo de imaginarlo casi me corro. Tus imágenes me corrompen.

PedroR

Luna Roi dijo...

Belén: yo no me pongo trabas, why?, aunque me adornen las cicatrices. Algún día me diré 'no'. Beso!

Tesa, Tesa, tesa... mem fou le coleur!! tesa, un beso!

Anónimo: no hay rojos anónimos. Es más: no hay rojos y ya. Revolución!!

B: Y me escribiste, y te acabo de responder pero sin respuestas y con preguntas. Azul? Esa noche todo fue azul, ella es azul. Ella misma era el marketing político: hubiera votado a sarko si me hubiera follado el viernes por la noche.

Entransicion dijo...

Hola lunita,
¿como transcurren tus días?

Yo cansada de buscar la felicidad en medio de tanta mediocridad,que a lo mejor para los demás es el universo entero lleno de constelaciones y el mar revoloteandoles chispas de agua en la cara.

No sé,pero yo sigo opaca, el sol no me roza, ya apenas lo siento.

Creo que estoy en letargo,tal vez siempre lo he estado.Esperando siempre un milagro en la vida, intentando disimular que la vida no es más que ésto,una serie de sucesos que compaginan con los días, ocres,oscuros o soleados.Y en medio de tanta multitud yo no me encuentro...

Mil pedazos se esparcen revoloteando a mi alrededor, intento entender el motivo por el cual no me siento con dicha, pero no sé,quizás soy así,sin más,pesimista y cansada.No?

besos

marcela dijo...

¿y si regresaras a la intimidad fuera de ese desorden? que a veces siento que te define por la angustia.
No soy moralista, pero le leo me emocionas lo que cuentas pero no quisiera vivirlo. Entiendo tus declaraciones increíblemente humanas, y ¿que quieres que te diga? morir es todo un arte, follar también.
Puede que seas una verdadera artista.Tus escritos te delatan.

Entransicion dijo...

estoy deacuerdo con Marcela, la verdad es que su forma de escribir engancha, y no puedes dejar de leerlo, es como un imán,y siempre esperamos más,ya lo sabes,no tardes.

besos

Entransicion dijo...

aveces siento unana soledad indescriptible, no de entorno,es de dentro hacia fuera,

¿has sentido eso alguna vez?

Uncle George dijo...

Hmmm se percibe un tufillo revolucionario por estos lares, y huele a goma de rueda quemada... me gusta.

C. Maltesse dijo...

Algunas mujeres conservadoras son en el sexo como, a menudo, algunos escritores irlandeses a la novela: imbatibles, Lunita, deberías ya saberlo...

Alberto M dijo...

me quedo con las comiditas. Los mozos se nota que van a lo suyo, y París no arde, más bien parece que echa una flema. Yo, encantao

Luna Roi dijo...

Virtudes: me sonrojas... escribo sumergida en mí de lo que me pasa fuera. Solo.

Marcela, cariño..! quiero, amo, follo, hago lo que me gusta, pero no quiero convertirme un pieza de un tablero y movimientos predecibles. La intimidad más íntima queda fuera del papel. Te quiero mucho, me siento entre tus brazos con la mejilla pegada a tu pecho.

Intimista: somos tímidas las dos, pero no pudorosas. Y antes -tiempos de mi padre- se follaba -cutre- con la política. Hoy... hoy es todo diferente. Ya me dirás si peor o mejor. beso!

José: mi labor siempre es social. Como las putas. Besazo (Y te pedí un consejo)

Besos!!

NoSurrender dijo...

qué facilidad tienes para llenar tu cama de mujeres interesantes, Luna :)

Entre mis amigos hemos celebrado el cambio de aires que ofrece Hollande. Hemos brindado, nos hemos emborrachado y nos hemos declarado franceses a partir de hoy. Espero que tarde en traicionar los nuevos aires.

Besos.

Anónimo dijo...

Ma chère et tendre: su rayo que casi te fulmina como maldición. Piénsalo.

También me ilusiona mucho saber que no hace falta pervertir a las burguesas,que ya vienen muy depravadas de fábrica.

No me olvides.

AMC

Luna Roi dijo...

PedroR: se corrió ella antes conmigo

Uncle George: cambios no son revoluciones. Trastocar el orden no es romperlo. Aún así, hoy V. Molotov y J. I. Guillotin tendrían poco futuro en la oficina de registro de patentes.

C. Maltesse: hay que asaltar los coños burgueses

Alberto: París no arde, soy yo

No Surrender: sólo cuento los episodios de interés... el resto, para mí

AMC: ¿cuando vendrás?

beso,

Lu

Cooper dijo...

Perderme en los halos que envuelven tus historias en mi imaginación, como fragancias difusas en las que juegas a jugar con tus amantes y viceversa, sigue siendo toda una delicia. Pero esta vez me pareces más ausente que de costumbre, tu dolor no se ha podido masticar... ¿...cambios de aires...?

Abrazos desde lejos.

pingüino despistado dijo...

Podría ser muy peligroso abandonar definitivamente la "política" porque nos produce evidente hartazgo; y así que aparezcan otras actitudes y actividades como "marginales, por ejemplo lo que va alrededor del verbo "follar. Yo prefiero llevar ese verbo y sus alrededores a los lugares donde no quieren verlo, sobre todo a los ambientes pacatos y burgueses, y mezclarlo bien con el resto. Y por cierto, eso es lo que tan bien se hace en este blog.

Luna Roi dijo...

Cooper: no, no cambio los aires, creo que me van cambiando ellos a mí. Duermo superficialmente, desapaciguada. No estoy a gusto en los tiempos que vivo, gente gregaria y sin deriva. Vacía. Un beso hasta allí, lejos y tan cerca

Pingüino, lo ves claro. hay que ir por ese lado. follar no es distinto al resto de las cosas por más que quieran. Gracias,

Lu.

Vecino dijo...

Una Ninja, si no es verde lima, no es Ninja.
Apuesto a que si su lencería fuese verde lima, no hubieras tenido el ramalazo de pensar en su pubis como un coño burgués, venido a menos, sino en un refrescante y apetecible mojito.
Es curiosa la relación entre colores y tendencias políticas.
Si vemos azul, será una mujer asentada.
El rojo, es apasionado populismo de burdel.
Y el verde ... el verde ¿Amor libre? ¿Sexo libre? ¿Esperanza? (Mientras no sea Aguirre ...)

Un saludo

Luna Roi dijo...

Verde? don't walk on the grass...

Tesa dijo...

El verde es siempre mío
:)