12 jun. 2009

A simple twist of fate

Mi madre siempre me dijo que aquello fue intolerable, que siquiera en una democracia formal se podía consentir. Que la sociedad agachaba la cabeza y, sin embargo, seguía manteniendo la situación por un reflejo psicológico que conectaba con el pasado histórico reciente: él también era el hombre providencial. Y le ponía nombre a aquella fascinación social errónea: sofisticación de la democracia. Porque, decía, no se puede decir de otro modo: amistoso, joven y familiar, traía entre las manos un impulso moral y un imperativo ético, venía a hacer el trabajo que nunca había hecho en España una burguesía progresista que no existía; y ahí estaba: inamovible, permanecía impasible 16 años después aupado por mayorías, enaltecido y cómodo aún dentro de su traje y víctima de alguna extraña ensoñación que le hacía ver lo correcto donde sólo quedaban ya migajas políticas, diezmos laicos, espejismos concretados entre las paredes del palacio y cuya única conexión con la realidad, la vida, debían sólo ser ya las delicadas y pequeñas ramas, las hojitas verdes de aquellos bonsáis. Y sus acólitos, compañeros de viaje: el azor, la cal viva y los fondos reservados. La modernidad de España. El nuevo lider de una tarea colectiva. Otro caudillo.

Lo recuerdo como si lo dijera ahora, también, mi padre: compró lealtad y sumisión, secuestró las ilusiones nobles de un pueblo recién salido de la dictadura más larga y obsoleta de cuantas asolaron el paisaje de la Europa del siglo XX y convirtió aquella confianza en engaño, en mercadería entre multinacionales y gobiernos. Desoló el escaso tejido industrial. Ya decía Lenin que la socialdemocracia era desviación de la ortodoxia (abandonan la tesis de transformación de la sociedad en igualitaria y dejan que el capitalismo siga desarrollándose salvajemente).

Lo decían ellos y yo, después, lo he leído donde debía leerlo, negro sobre blanco, para conocer qué sucedió en un país desde el día que nací hasta al menos 16 años después. Yo nací un 28 de octubre de 1982, el mismo día que el voto de 10.127.392 millones de ciudadanos daba la más amplia mayoría que haya tenido nunca ningún gobernante en España. Qué putada.

Ahora el tipo habla de errores ajenos y de ética. Ahora, anciano, después de permanecer en perpetuo estado de descompresión casi tres lustros, después de haberse convertido en multimillonario de euros y de haber perdido toda credibilidad amarrado por los intereses internacionales del liberalismo -defendiendo sólo lo que por obligatorio denominan público-, por sus socios multimillonarios constructores de energía nuclear y corrientes de opinión que lavan la cara a negocios oscuros en un continente aún con la miseria al cuello. Ahora, Felipe regresa con un aura de canas y sabiduría, a decirnos que quienes nos gobiernan hoy –es cierto, unos mediocres- lo hacen mal. Justo en el momento en que el gran hombre de Estado que es Sarkozy, un gran progresista -sí, el marido de la Bruni-, le apoya sin fisuras para ser el Presidente de Europa. No le importa que sea socialista. O que lleve gafas. O tenga las manos manchadas... Eso es lo importante en la política hoy: que no importan las ideas, ni el pasado. Jean Marie Colombani y otros lo suscriben.

¿Qué hemos hecho en Europa para tener estos grandes líderes políticos que tenemos: Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña, España...?

Es tarde: son los días más largos del año y tarda en oscurecer, me encuentro cómoda al abrigo de las sombras. Rumio todo esto mientras enciendo un porro y desvío mi atención. Me escribe Anna. Yo la había escrito antes: es adorable. Y me dice: soy inofensiva, lo prometo. Muchas veces me siento como Gregorio Samsa: un bicho que da miedo, pero que en el fondo no es más que un corazón asustado. Nunca me he comido a nadie ni está dentro de mis planes. Me gusta observar y escuchar -también suelo dar respuesta- así que no veo el inconveniente. Claro que algún día podemos quedar y charlar... Respondo. Estoy abierta a todo. Más a un corazón sensible y asustado.

32 comentarios:

Tesa dijo...

De acuerdo con todo el post, me quedo con la pregunta final:

¿Qué hemos hecho en Europa para tener estos grandes líderes políticos que tenemos: Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña, España...?

...pero yo no caigo en la ironía y le quito la palabra "grandes"

Besos, Bella.

J dijo...

Pues yo creo que la pregunta no es qué hemos hecho, sino qué NO hemos hecho. Un saludo.

Pedro R. dijo...

Es fácil engañar al pueblo, es fácil sentir la tentación del poder y del dinero... lo malo es hacerlo desde la izquierda (sic) y creerse dios decidiendo sobre la vida y la muerte.

¡Te veo en forma!

Bellaluna dijo...

Tesa: en realidad no hemos hecho nada, por eso somos lo que somos. Todo se derrumbó y no sabemos traducir nuestra lucha a palabras del presente.

Quizá nos quede, solo, romper el esquema que nos domina...

Besos, Tesa

Bellaluna dijo...

J., ya lo digo: hacer, nada. Hoy. Ayer sí se hacía. Pero no podemos tener nostalgia. Hay que acelerar ahora. Qué tiempo mediocre. Y no nos atrevemos a mandarlo a la mierda...

Anónimo dijo...

Felipe: sin comentarios.
Es imposible decir y no decir a la vez. González es la conclusión lógica del franquismo, su prolongación natural.
Es difícil hacer comentarios.
Si fuera joven me quedaría sólo con el porro.
Saludos,
MT

Bellaluna dijo...

Tal vez, MT, porque en casa me inocularon cierta animosidad; pero los altos directivos de la política buscando blindaje me hacen supurar odio. La política sólo al servicio de las causas.

El porro encamina las ideas hacia la lucidez. Ayuda a estar insensiblemente agusto.

Besos!

Olivia dijo...

Justamente lo que ya te han dicho, qué no hacemos. En democracia, todos tenemos derecho a elegir, a votar y a que gane la mayoría. Porque la mayoría manda. Pero si de cien, votan treinta y de esos treinta la mayoría es de X, entonces los cien a aceptar X, que en proporcion, habrá sido elegido por poco mas de quince. Como se llama a eso?... minoría fuerte o algo así?

El marido de la Bruni, jejeje...eso ha estado bueno (que la Bruni es mucha Bruni, jejeje).

Besos.

Scila dijo...

Bellaluna o luna bella... casi me has hecho llorar ¡condenada! que de un tiempo a esta parte mi yo mujeril, o femenino, de los llantos está a punto de romper aguas cada dos por tres. Sensible me estoy haciendo con la poca edad.
Recordar aquella mañana de Octubre, abriendo las ventanas a la libertad recién adquirida- ahora sí con 202 escaños- y contemplar el campo ya verde con la música de Vangelis sonando detrás y por encima de todas las cosas (L'Enfant ¿recuerdas?)
¡Dios la de cosas que había por hacer y que jamás hizo, ni hará, la derecha!
Me has roto un ídolo de barro pegadas laboriosamente sus roturas con utopías irrenunciables para después que ahora es imposible: el inventor del "posibilismo" felipista pero, peor- en mi opinión- terminó el guardián del espíritu de Suresnes: el gran pequeño Guerra, y su prole.
Que no es sitio éste para elucubrar. Gracias por tu visita, te espero de madrugada, que estoy como más solo.
Por cierto, muy buena la foto de Bob pero no he conseguido escuchar el enlace, seguro que es mejor que la foto.

Anónimo dijo...

Nuestro amigo abre las puertas de los millones y sus isótopos.
Inoculado quedará para siempre.
Y bien me parece.
Ya no recuerdo ni el sabor del tabaco.
Un abrazo y salud,
MT

Javier Illán dijo...

Los políticos se alimentan de los votos de sus partidarios, si uno se ve representado por otro es porque nos reflejamos en él... creo que somos nosotros también así: nos gusta robar, mentir, que nos regalen trajes caros, las orgías, la manteca... 'u know? ¿sino por qué seguimos votandolos?


Un saludo, PAZ

Bellaluna dijo...

Olivia: las mayorías... ya no estoy segura de si deberían poder votar 'todos'. Cuidado con la X, que luego le pondrán nombre. Las carga el diablo, las iniciales.

Y Bruni, cortesana al servicio del poder... la política de altura de siempre!

Bellaluna dijo...

Scila: vendieron sueños hermosos que no eran ciertos. Los seguirán vendiendo. Volverán a engañar. No nos creamos nada. Sólo a los mentirosos.

Bellaluna dijo...

JavierIllán: esta democracia es mentira, no es sustantiva. Nos venden el señuelo de la libertad al 2x1, y ésta es un bien demasiado preciado como para hacer mercadería de ella. ¿La igualdad? siquiera a la vuelta de la esquina.

Sí: sexo, lujo, dinero, todo al por mayor. Es pecado, ya sabes. No vale para cualquiera...

Menda dijo...

Buen texto, y buena apreciación sobre los políticos que nos rodean. Has unido espacio y tiempo en un cocktail explosivo a la par que verídico. La vieja y la nueva España.....

Un aplauso, sin duda.

Bellaluna dijo...

Menda: cómo me gusta saber que estás ahí. Detrás de tus párpados y de las palabras. Un beso! Luna

Bellaluna dijo...

MT: espero que no sea porque piense que el tabaco sea malo. Malo de verdad es levantarse cada mañana, leer los periódicos o vivir en según qué lugares.

Un beso!

luna

Pi dijo...

de lo que aquí hablas poco entiendo, pero, de besos apasionados.. sí.


uno bien largo e inquietante para tí.

Pi.

Bellaluna dijo...

Hablo de lo que sucede en el país de mis padres, en el que vivo, en el tuyo, en el de mi infancia, en el que viviré cuando crezca... y no es del beso que también, inquieta, pienso que te cambiaría por ver tu risa.

¡!

Sirena Varada dijo...

Preguntas qué hemos hecho en Europa para tener estos grandes líderes políticos que tenemos: Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña, España, cuando tú misma lo respondes con una lucidez aplastante: lo importante en la política es que no importan las ideas.
Ocurre que, como dijo un filósofo: la Patética ha sustituido a la Ética.

Te leo con sumo agrado, Bella. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Todo ese odio que canalizas hacia FG no es que lo entienda. Es que si no existiera pensaría que no estás viva.

Porque es odio a la clase dirigente burguesa que nos extorsiona. En el caso concreto, alguien a quien voté -por vez primera votaba en 1982, a pesar de que mi militancia entonces era el PCE, hoy no es ninguna- con la esperanza de que el acceso de la izquierda -ingenua...- al gobierno empezaría a barrer de España todo lo que Franco dejó en forma de mina antipersona enterrado en el suelo. Y FG dejó sin resolver todo eso y enterró nuevas minas: analfabetismo, desactivación ideológica, aplazamiento de urgencias, desempleo, destrucción del tejido industrial, crisis, pesebrismo, corrupción, lucha ilegal contra el terrorismo... y alguna autovía.

Ya te entiendo, ya.

Ahora no me preocupa nada de todo eso. Vivo, me inhibo, disfruto -sexo, droga, viajes, trabajo poco...- y procuro no hacer daño a nadie.


AMC

Bellaluna dijo...

Me alegra que tu vida sea esa, me alegro de que te dejes deslizar por la suave pendiente del dolce far niente, me alegra de que disfrutes del placer de vivir... siento tu desencanto político: perdemos las luchas que abandonamos nada más.

Un beso muy fuerte, AMC

Bellaluna dijo...

Las ideas, Sirena, siempre las ideas. Cuando no se podían tener... y ahora que se ignoran. Me agrada que estés ahí. Me haces sentir bien.

besos!

Luna

Anónimo dijo...

Desde luego, querida, mucho peor que el tabaco es la opresion, sin más. Recuerdo cuando fumaba. Escribía y fumaba. Ahora duermo poco y tomo pastillas. Medicamentos de confort, que dicen en Francia.
Gracias por el beso.
Creo que es el primero que me da.
Saludos,
MT

Karmen dijo...

Hola Bella,

la política y su clase dirigente ha perdido para mí todo su valor hace ya mucho tiempo, justo desde que descubrí que nosotros hemos perdido valor para ellos, día arriba, día abajo...

Somos simplemente trampolines para dar un salto hacia el poder, algo que tampoco es nuevo y que, al fin y al cabo, es lo que en todas las especies permite la superviviencia como ser social y sociable.

No suelo opinar sobre política, pero me pareció interesante tu manera de explicar la incoherencia de comportamiento de todos los que nos rodean en esas lides.

Me gusta cómo transmites lo que piensas :)

¡¡Saluditos!!

Bellaluna dijo...

MT: espero que no será el último. Y, sí: estamos en una época de medicamentos para personas sanas.Así es la multinacional farmacéutica: Química o nicotina. Qué más da.

Otro beso.

Luna

Bellaluna dijo...

Gracias Karmen. Siempre me gusta escuchar lo que otros dicen. Parece que les pertenecemos. Queda demostrar que no.

Espero que lo pensado también.

Un beso!

Luna

Pi dijo...

te beso dónde me besaste.

prolongado y más inquietante aún.

Pi dijo...

hablando de tí.. (y de lo cerca que está Madrid de París)

interferiré en tus suenos?

Bellaluna dijo...

Pi: interfieres en mis desvelos, no duermo por soñar(te). Beso.

Luna

marcela dijo...

Todo lo escrito lo suscribo, y sin embargo ya sólo pienso en que detrás de las palabras de cualquier político no hay nada, pero nada.
Y mientras nos hicieron creer, ellos hipotecando nuestras vidas y nuestros sueños se aliaron con sus iguales.
Diría más pero tú lo has dicho, mucho mejor.
Lo más interesante es el diálogo con PI o monólogo.
Beso Luna,lunera...

Bellaluna dijo...

Marcela: te quiero por tus palabras. A Pi, por su caos y su frescura, y sus besos estratégicos, inquietantes, intensísimos. Por estar las dos conmigo en mi soledad de París.

Beso,

Luna