28 may. 2009

Cinderella, she seems so easy...

El sexo fresco y carnal de mi prima Hélena. Eran días felices. El frescor detenido de las estancias del lado de la sombra y las altas camas metálicas. Ella pujaba por librarme del traje de baño y yo sentía esa sensación entre sedosa y resbaladiza del cuerpo recién salido del agua de la alberca al tiempo que el contacto de mi culo contra la pared encalada: quién sabe por qué trataba de resistirme. Sombra enredada de los rayos de sol colados por el esparto espeso de la estera y enmadejada de carcajadas infantiles acalladas, brillo en los ojos y resplandecientes sonrisas blancas. Al revolverme ví la huella de mis nalgas mojadas que quedaba en la pared, dos círculos leves: era normalmente un juego a lo largo de la galería, ahora una huella de un combate recién iniciado, apenas incitado. Yo no me atrevía ya a nada, desarmada, acalorada, con temor a quién nos descubriera y a punto de chillar en el momento en que, desnuda de cintura a abajo, una mano de Hélena se deslizó entre mis muslos y la otra se posó tapando mis labios. Un sobresalto en el vientre y la sensación de que todo dentro de mi cuerpo se recolocaba en una convulsión agradable. A la mano de la boca la siguieron unos labios y el entrechocar ingenuo de dientes. Vi el momento detenido en la luna del espejo del armario justo cuando rodamos sobre el colchón de sonido muelle. Verano y baldosas frías bajo los pies, cuerpos delgados y pieles blancas, agua azul en la alberca a cambio de ausencias. Gotas de agua, resbalando desde las puntas del cabello, que morían brillando sobre la piel de la espalda, escalofrío acurrucadas bajo la toalla común ayer. Risas y complicidad. Como cada temporada de estío. Hoy Hélena susurraba y con una mueca dulce de deseo en sus labios me pide dejarme hacer y la siento descender entre la cara interna de mis muslos, el contraste de sus mejillas calientes y mi piel fría, y deslizarse su lengua. Nudos definitivamente desanudados y silencio expectante. De regreso ahora a ella, ante mis ojos sus labios tan carnosos y desnudos. Dentro, pétalos leves y un laberinto de pliegues. Me extravío en un viaje de fuera a dentro. No se si sabré regresar. Placer de hacer sentir…

Por la tarde, desembalando. Álbumes de fotos. Verano del 97. Monterrey. El rostro sonriente de Hélena mejilla con mejilla con el mío. Al fondo, enmarcada de arizónicas, la pileta. El resto, en la cabeza. Todo tan nítido. Y un agradable pudor al recordar. Hace tanto que no nos vemos... Camille sortea cajas de mudanza tratando de ayudarme, los pantalones remangados por la rodilla y una camisa anudada sobre el ombligo. Descalza. Y cuando me ve sonriendo ante la foto me pregunta:
-¿Quién es?
-Mi prima hermana Hélena, hija de mi tía Alessandra. Eramos, la verdad, como hermanas. Pasábamos días enteros juntas. Prácticamente la infancia...
-¿Y ya no os veis?
-Hace mucho tiempo que no... Ella vive en Monterrey. Casi 10 años... Su hija ya debe tener tres.

Sonríe con los ojos y me dice: tiene una cara tan bonita, parece una Cenicienta de los cuentos de niños... Qué pena que ya no os veáis, ¿verdad? Sí, la verdad, Camille, una pena...

Otra caja, más libros. Buff...

32 comentarios:

Olivia dijo...

Hay experiencias que nos descubren cosas, las primeras no se olvidan. Da igual para donde vaya nuestra vida después. Te leeré mas, me ha gustado como escribes. Gracias por la visita, bienvenida cuando quieras!

Besos.

Pi dijo...

jo!.. que bueno una Helena en la vida (mis primas me consideran algo tipo "el bicho más extrano del mundo" jeje).

emocionante relato.

besos. muchos besos.

Menda dijo...

Qué bien escribes y describes.....
Me ha gustado mucho la forma de contarlo.

Un abrazo.

J dijo...

El miedo y el pudor revolcándose entre sonrisas mientras el placer escala la piel de gallina. Luego se nos suele olvidar que follar es seguir jugando. Un beso.

Tesa dijo...

Leo tu post y mi memoria me lleva al pasado, a la cocina de un piso antiguo, a mi prima Mar
...a los juegos prohibidos

Besos

Bellaluna dijo...

Olivia: me dio pena salir de la edad de descubrir sentimientos, sensaciones. Ahora son cosas. Sentiré una mano nueva, pero no aquella.

Infinitos Polos dijo...

El espacio se queda pequeño. La demanda de oxígeno en la habitación, amueblada con camas clamorosas, crece un infinito. Un infinito de ganas de desviar la órbita terrestre con un alarido prolifera, también, entre las cuatro paredes sudorosas de ansiedad.
"And there is no time". Time has died. Time is not existing anymore.

Un beso grande, Luna

Bellaluna dijo...

Pi, cariño: Hélena y yo éramos los dos bichos raros. Luego ella sentó cabeza. Quedamos tu y yo. Muchos, muchos besos aussi...

Bellaluna dijo...

Menda: gracias por leerlo.

J: follar es jugar, y con 15 era pleno deseo inconsciente. Hoy también, pero menos.

Tesa: es que en aquel pasado, aunque cercano, la piel es otra cosa mejor, y todo parece que es menos que ahora, y lo prohibido y...

Bellaluna dijo...

Infinitos polos: me seduce la idea de descarrilar la órbita terrestre con un inmenso grito de placer. En cuanto al tiempo... ojalá no hubiera existido nunca, sin embargo tan necesario. Descarrilemos en tiempo, acelerémosló y construyamos en ese cambio un mundo mejor. Besos orbitales!

Anónimo dijo...

La dicha, y luego un álbum de fotos.

PD: Helena, entonces, se reformó?


Alberto.

El Gato de la Luna. dijo...

Somos pieles de recuerdos, de sensaciones, de olores. Odio tanto recordar momentos así, casi tanto como los amo, y los necesito...

A veces me asusta pensar lo grande y valiosa que es la vida...

Me ha encantado todo lo que he leido por aquí. Volveré...

Muak!

Anónimo dijo...

Sentimientos o sexo. Creo que son patologías incompatibles. Los sentimientos han muerto. De modo que sexo y acción. Si no hubiera sido imposible la revolución. Por eso es imposible hoy.

AMC

Bellaluna dijo...

Alberto: se reformó, o sea, se echó a perder. De ángel caído a querubín extraviado, adorable criatura que me quiso. A la que quiero aún. Me hizo una muesca en el alma. Debe andar por cicatrizar...

Bellaluna dijo...

Gato:vuelve, pero pensemos siempre grande. Gratos recuerdos: no olvidemos, recordemos sin odio. Un beso felino!

AMC: sexo, sexo, sexo... ¿dónde estás, adorable?¿quién eres? (dijeron: la vida privada -los sentimientos- ha muerto: la mató la historia). TBeso!

Christine Sixteen dijo...

Hélena es universal. Cuántas Hélenas en la infancia y adolescencia!
Me gusta lo de la marca en la pared del culillo mojado jaja..

Pues a lo mejor ya lo has visto, pero si no te recomiendo Let's Get Lost de Bruce Weber, un docu sobre Chet Baker.

Un saludo!

Bellaluna dijo...

Tomo nota del documental, Christine. Adorable Chet...

Y, sí: Hélena es un personaje universal. Siempre: eterno.

Anónimo dijo...

Linda historia de amor y encuentros. Enhorabuena por su brillante escritura llena de recursos.
Y el amor, o lo que que se llame amor, sobrevolando.
Saludos,
MT

http://www.gentedigital.es/blogs/bocadosdebiagra dijo...

"Al revolverme ví la huella de mis nalgas mojadas que quedaba en la pared, dos círculos leves". Tendrías que haber hecho una foto, ponerle un marco y colgarlo en un museo de arte moderno.

Interesante historia en busca del tiempo perdido. Muy bien escrita/imaginada/recordada.

Saludos,

Jim Mcgarcía

Jim McGarcía dijo...

"Al revolverme ví la huella de mis nalgas mojadas que quedaba en la pared, dos círculos leves". Tendrías que haber hecho una foto, ponerle un marco y colgarlo en un museo de arte moderno.

Interesante historia en busca del tiempo perdido. Muy bien escrita/imaginada/recordada.

Saludos,

Jim Mcgarcía

Bellaluna dijo...

MT: El amor, a pesar de los sentimientos, sobrevuela siempre. Pero a pie de tierra queda el sexo. Y a veces da pereza:no es falta de apetito, tampoco está colmado.

Me han regalado un libro que arranca con algo parecido: Vita sexualis ou l'apprentissage amoureux du professeur Kanai, de Ogai Mori (Gallimard), muy interesante. Delicado. Inteligente.

Bellaluna dijo...

Aunque han pasado unos 10 años, podría volver a poner la huella en la pared: no ha cambiado mucho -el culo-. Era un juego simpático: toda la galería se poblaba de huellas de nalgas que se iban evaporando antes de que llegara nadie. Podría estar en el Guggenheim, según qué culo.

¿Imaginada? Reelaboramos nuestros recuerdos cada vez que los contamos... estoy segura.

Besos, Jim

Anónimo dijo...

Interesante ese "Vita sexualis". Una lectura, ligera, que abre pesadas puertas. Y si es regalo, mucho mejor.
Apoyada contra la pared dejando la forma impresa. Recuerdo "Milou en mai". Será por la sensualidad.
Saludos,
MT

Bellaluna dijo...

MT: Esas imágenes u otras, evocadoras, sensuales, parece que tienen el referente en alguna lectura, en algún film concreto que luego, revisado, no contiene.

Son recuerdos idealizados o que, verdaderamente, nunca fueron o estuvieron. Me parece que reelaboramos cada día, cada lectura, cada mirada a las fotografías, a la pantalla.

Camille me regaló en libro. Y me dijo que le dio verguenza pedirlo por el título en la librería. Me agradó su pudor. Y después la lectura. Como el índice, cuidadosamente organizado de los 6a los 25... Además yo he comprado también La danseuse.

Anónimo dijo...

Nada como la idealización, querida.
Nada como los recursos.
Disfrute usted de todo lo que tiene.
Saludos,
MT

Pi dijo...

quiero un martini. (...) y un beso.

Bellaluna dijo...

MT: idealización y sueños. Esta tarde he encontrado una cita de Lenin que dice "Es preciso soñar, pero con la condición de creer en nuestros sueños. De examinar con atención la vida real, de confrontar nuestra observación con nuestros sueños, y de realizar escrupulosamente nuestra fantasía". Un gran tipo.

Bellaluna dijo...

Pi, amor: te mando el beso. El martini, ¿lo tomamos juntas? Intento soñar contigo, pero no se si eres tú quien aparece en ellos...

Beso!

Anónimo dijo...

Perseguir los sueños hasta hacerlos materiales.
Un gran tipo, sin duda.
Saludos,
MT

Karmen dijo...

Los recuerdos son lo que nuestros deseos deciden. Tu post es un conjunto de palabras modeladas de una escena que "se ve" al leerte... y se te ve a ti... y a tu Cenicienta ...

Gracias por la visita, vuelve cuando quieras a la Luna...

Saluditos...

Scila dijo...

Enternecedora descripción y una extraordinaria habilidad en la redacción de esta pequeña obra de arte. No sé por qué me hizo recordar a "Bilitis".

Bellaluna dijo...

Scila: ¿las canciones de Bilitis, de Louÿs?¿O la peli? En cualquier caso, cojo el elogio con agradecimiento. Era mi juventud. Y era siempre así mientras estuve en México.